fbpx

En el último año se ha disparado el interés mundial por los NFT. Buena parte de culpa la tienen algunas llamativas adquisiciones millonarias de obras digitales. El 11 de marzo, el artista digital Beeple vendió a través de la conocida casa de subastas Christie’s su obra Everydays: The first 5000 days por algo 58 millones de euros. La obra es un cuadro que cualquiera puede ver en internet y descargársela, pero su propietario cuenta con un certificado digital, un NFT, que le acredita como el dueño de la obra.

También, uno de los cofundadores de Twitter y su actual consejero delegado, Jack Dorsey, vendió por 2 millones de dólares ( 1,7 millones de euros) el primer tuit, que escribió en marzo del 2006 con un mensaje tan tonto como “estoy configurando mi twttr —nombre original de la red de micromensajes—”.


NFT es el acrónimo en inglés de Non Fungible Token (token no fungible) y está creado mediante tecnología de cadena de bloques, blockchain, que lo hacen muy seguro. Es la misma tecnología de los bitcoins, pero a diferencia de las criptomonedas, los NFT son únicos: no pueden ser reemplazados por algo similar que tenga el mismo valor, no se pueden dividir y contienen información sobre el autor y el propietario.

Todo aquello que puede representarse digitalmente tiene el potencial de convertirse en un NFT: de un tuit a un meme pasando por una obra de arte. La criptografía de los ‘tokens’ permite acreditar que el propietario es el único poseedor de la pieza original.

¿Cómo funcionan?

Los NFT funcionan a través de la tecnología blockchain o de cadena de bloques. Es la misma tecnología de las criptomonedas, que funcionan mediante una red de ordenadores descentralizada, con bloques o nodos enlazados y asegurados usando criptografía. Cada bloque enlaza a un bloque previo, así como una fecha y datos de transacciones, y por diseño son resistentes a la modificación de datos.

A los NFT, se les asigna una especie de certificado digital de autenticidad, una serie de metadatos que no se van a poder modificar. En estos metadatos se garantiza su autenticidad, se registra el valor de partida y todas las adquisiciones o transacciones que se hayan hecho, y también a su autor.

Esto quiere decir que si compras un contenido digital tokenizado con NFT, en todo momento siempre habrá constancia del primer valor que tenía, y de por cuánto lo has comprado. Es como cuando compras un cuadro y se lleva un registro de por dónde se mueve.

Por lo general, la mayoría de “tokens” o NFT suelen estar basados en los estándares de la red Ethereum y de su cadena de bloques. Gracias a utilizar una tecnología conocida y popular, es sencillo operar con ellos para comprarlos y venderlos utilizando determinados monederos que también trabajan con Ethereum. Sin embargo, estamos hablando de obras únicas, por lo que no hay una compraventa activa como en las monedas digitales.

¿Cómo y dónde se compran estos ‘tokens’? Toni Moral, CEO de la plataforma española Watafan, indica que normalmente se hace “a través de plataformas que sirven de interfaz para poder visualizar el contenido de los NFTs”. Según cuenta, en estos espacios se pueden comprar y vender los ‘tokens’ e interactuar a la vez con otros usuarios como si se tratase de una red social. Sotomayor subraya que para intercambiar estos activos se debe disponer de una ‘wallet’. Es decir, “un lugar donde guardar las claves que te dan acceso al NFT que está guardado en una ‘blockchain’”.

Los ‘tokens’ no fungibles podrían traer consigo algunas ventajas. Sotomayor indica que una foto o una canción firmada digitalmente con un certificado digital por su autor, además de conferir autenticidad a ese activo digital, permitiría al artista conocer quién posee sus obras y controlar dónde se publican: “Esto podría solucionar muchos problemas de propiedad intelectual que hay en el mundo de la fotografía y que ahora se intentan evitar con el uso de marcas de agua”.

No obstante, aún es pronto para saber hasta qué punto los NFTs se volverán un fenómeno de masas. “Deberemos esperar un tiempo a que termine el ‘hype’ y que los ‘tokens’ NFT sean utilizados para casos concretos en los que realmente se aporte valor más allá del furor de una moda pasajera. Esos usos que perduren serán los que realmente tengan sentido. Ya veremos qué impacto y volumen tienen”, concluye Lage.

Fuentes: La Vanguardia, Xataka, BBVA

Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quórum 2000 Construcción Empresas de Mantenimiento y Limpiezas en Madrid CB Villa de Leganés LGN Radio LGN Noticias LGN Ocio Lega Integra QDR Comunicacion QDR Comunicacion