Cuando tienes que responder a preguntas realizadas por periodistas durante una conferencia de prensa, puedes encontrarte en situaciones en las que te quedes en blanco. Hoy en QDR Comunicación vamos a ofrecerte varias estrategias para evitar que esto suceda.

 

Siete estrategias

  • Aceptar. Si lo que te están planteando con la pregunta es cierto, hay que aceptar este hecho, pues negar lo obvio no sirve, no es creíble. Hay que aceptarlo, explicar por qué ha ocurrido y por qué es negativo y tratar de justificar las razones que han llevado al hecho en cuestión, sin excusarte.

 

  • Negar. Si una acusación es cierta, hay que aceptarla, pero si se trata de una falsedad, debemos negarla y explicar las razones de por qué no es cierto. Además, no solo debemos decir que no es verdad y por qué, es muy importante la forma en la que se hace: con calma, evitando la crispación y entrar al trapo. Los portavoces deben mantener la calma, no poderse a la defensiva y mucho menos atacar. Al final, lo que tiene que quedar claro es el mensaje, este no puede diluirse por la forma de comunicar del portavoz.

 

  • Explicar. A menudo los periodistas piden explicaciones sobre acciones pasadas de la empresa, generando un ambiente incómodo. Hay que tener previstas todas estas situaciones, saber de antemano sobre qué te pueden preguntar y tener preparadas explicaciones, que sean convincentes, verosímiles y correctamente apoyadas en cifras y datos.

 

  • Amortiguar. En las ruedas de prensa hay preguntas de todo tipo y con todo tiempo de intenciones y en ningún caso se puede responder sin pensar bien la respuesta. Es recomendable tratar de ganar tiempo, parar el golpe inicial de la pregunta y atemperar nuestra actitud, lo que se puede conseguir con estrategias como beber agua, apuntar la preguntar o responder con frases hechas como “a menudo me preguntan esto”. Con esto podemos amortiguar el golpe inicial y recuperar la calma.

 

  • Preguntar. En ciertos casos, podemos responder a la pregunta con otra pregunta, como “¿me puede concretar?” o “¿puede explicar qué quiere decir con esta palabra?”.

 

  • Devolver. Si plantean una pregunta con un juicio de valor negativo en la misma, hay que contar con un portavoz entrenado para saber dar la vuelta a la pregunta y tratar de usarla a su favor. Es decir, que sea capaz de recoger el argumento negativo que está implícito en la pregunta y usarlo para algo positivo.

 

  • Admitir. Siempre existe la posibilidad de que hagan preguntas que el portavoz no sepa o no pueda contestar. En estos casos hay que admitirlo con naturalidad, mostrar transparencia y disposición a facilitar la información.

 

Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quórum 2000 Construcción Empresas de Mantenimiento y Limpiezas en Madrid CB Villa de Leganés LGN Radio LGN Noticias LGN Ocio Lega Integra Academia Cronos