Composición gráficas

En una composición el uso de elementos combinados es de lo más común. En la calle se pueden ver en todos lados; marquesinas, carteles publicitarios, en el metro, etc., y en internet esta combinación de elementos tienen una presencia constante; banners publicitarios, cabeceras web, newsletters, etc.

A pesar de parecer algo sencillo de realizar en la mayoría de los casos, hay que tener en cuenta diversas variables. Si no se conocen las mismas o no se aplican correctamente, se corre el riesgo de que haya una mala legibilidad del texto por no usar correctamente la imagen integrada, así como de que la composición no sea visualmente atractiva y llamativa, y, en definitiva, que el mensaje que se quiere transmitir se pierda

Como se ha dicho antes, se han de conocer estas variables y puntos clave para que las composiciones de imágenes y texto cumplan su función adecuadamente, por lo que se van a desarrollar a continuación:

Añadir color al texto

Esto puede parecer algo muy obvio, pero aplicar color a una parte del texto o una palabra, puede tener diferentes efectos visuales realmente relevantes para la composición en función de como lo hagamos. Por ejemplo, aplicar un color al texto diferente e incluso opuesto en el círculo cromático al fondo de la imagen, dotará al texto de una gran importancia, pasando a ser el elemento más relevante de la composición, aunque distanciándolo de la imagen y haciendo que ambos no funcionen como elementos realmente fusionados y con una coherencia entre si. Sin embargo, si se decide utilizar para la tipografía un color parejo al del fondo, el conjunto transmitirá cierta suavidad, cohesionando los elementos y compensando estos entre si.

composicion

Desenfocar el fondo de la imagen

Esta es una de las opciones más comunes y efectivas a la hora de realizar una composición de texto e imagen visualmente eficiente. Esto da una visibilidad al texto posicionado sobre la imagen difícil de conseguir mediante el uso de otras técnicas, puesto que el peso del conjunto recae totalmente sobre este dejando la imagen en un segundo plano. También se puede jugar dejando un elemento sin desenfocar además del texto, repartiendo el peso visual en ambos elementos. Esto último suele darse en bastantes diseños en los que, por ejemplo, solo se quiere destacar un producto específico.

composicion

Añadir contraste entre texto e imagen

Esta es la solución más obvia a la hora de diferenciar correctamente ambos elementos, y se realiza con efectividad si el color del texto utilizado está suficientemente contrastado con el color de la imagen. El contraste, en este caso también hace referencia a la diferencia de tamaños de los distintos elementos, es decir, un texto muy pequeño puede dificulta la legibilidad, así como un texto con un cuerpo muy fino, por lo que el mensaje no expresará lo que se busca transmitir.

composicion

Texto como parte de la imagen

Esta práctica se basa en analizar la fotografía que se está utilizando e introducir el texto en esta fusionándolo de algún modo, es decir, hacer que ambos elementos funcionen visualmente como uno sólo. Algunos ejemplos de esto pueden ser superponer un elemento de la fotografía a parte del texto, sin que este pierda demasiada legibilidad, o adecuar el texto para que tenga la misma perspectiva que pueda tener la foto, entre mil posibilidades más, claro.

composicion

Enmarcar el texto

Si la imagen que se va a utilizar de fondo tiene muchos colores o muchos trazos o elementos de la misma que hacen de ella una imagen visualmente caótica, es muy posible que para contrastar correctamente el texto, este vaya a tener que ser enmarcado. Esta es una solución al contraste entre ambos elementos muy simple y sencilla, basada en enmarcar el texto en una forma de un color contrastante respecto a la imagen de fondo, con un porcentaje mayor o menor de opacidad para resaltar el texto sin que se deje de ver del todo la imagen de detrás en esa zona en cuestión, haciendo así que ambos elementos no pierdan del todo su cohesión.

composicion