fbpx

1. Ensaya tus discursos hasta el aburrimiento

El tuyo, no el de tus interlocutores. El éxito no viene de la nada. Steve Jobs sabía que un buen discurso requería de una buena planificación. Ensayaba una y otra vez sus palabras hasta que adquirían ese tono de naturalidad que tanto le ayudó a vender. Cuanto más ensayes, más natural saldrá y, por ende, más convencerás.

2. El dramatismo vende

Los seguidores del empresario aseguran que el gusto por el drama de Jobs no necesitaba de diapositivas. La prueba la tenemos en la presentación del primer Macintosh. Durante un largo silencio, el empresario introduce elegantemente un disco en el ordenador del que salen las primeras imágenes del producto con la música de fondo de Carros de fuego. Fue la épica presentación del primer Macintosh en enero de 1984.
Impacta. Sorprende a tu público con algo que no se espera. Puede ser discurso emotivo, espectaculares imágenes, la narración de una historia o cualquier formato out of the box que se te ocurra.

3. Conoce a tu público

Una de los factores más importantes a la hora de comunicar es saber a quién te estás dirigiendo. Cuanto mejor conozcas a quién te está escuchando, más personalizado puedes hacer tu mensaje. Si se trata de un equipo de trabajo, contágiale tu entusiasmo por el proyecto y, por supuesto, ensalza sus virtudes. Se sentirá más cómodo y será más eficiente.
Por el contrario, si tu meta es ofrecer una ponencia ante un público joven ávido de respuestas, averigua cuáles son sus dudas, cómo puedes solucionarlas y, sobre todo, haz que se sientan motivados para alcanzar sus objetivos.

No todos los interlocutores son iguales y deberás averiguar qué es lo que les hace especiales.

4. La regla de tres

Según el libro de Carmine Gallo, El Secreto de las Presentaciones de Steve Jobs, los neurólogos afirman que los seres humanos procesan solo tres o cuatro porciones de información a corto plazo. Es decir, en tu discurso no aportes más de tres ítems a tu mensaje. El magnate de Apple lo hacía en la presentación de sus nuevos productos: se concentraba en tres ideas claves y ni una más.

5. El poder de la imagen

El mensaje se recuerda más fácilmente a través de las imágenes. Las palabras son básicas en la comunicación, pero las presentaciones de un producto deberán estar apoyadas en imágenes, y si son impactantes, mejor. Tenemos que ser conscientes de que nos encontramos en una sociedad en la que todos , o casi todos los mensajes que le llegan al público, están acompañados de algún tipo de representación visual.
Por cierto, tu propia imagen también es importante. Tu actitud ante el público dirá mucho de ti y también de tu producto. Mantén contacto visual con él y demuestra seguridad y confianza durante todo el tiempo.

Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quórum 2000 Construcción Empresas de Mantenimiento y Limpiezas en Madrid CB Villa de Leganés LGN Radio LGN Noticias LGN Ocio Lega Integra QDR Comunicacion QDR Comunicacion