Generalmente, las empresas se centran mucho en su comunicación externa, es decir, la comunicación con el público. No obstante, la comunicación dentro de la empresa es vital para el buen funcionamiento de la misma. Este tipo de comunicación trata de dar respuesta a las necesidades de las compañías a la hora de motivar a los equipos y retener a los mejores en un entorno en el que el cambio es cada vez más rápido y los profesionales cambian rápido de organización, por lo que es muy importante que esta sea efectiva.

….

Hoy en QDR Comunicación os contamos qué conseguimos con una buena comunicación interna.

  • Confianza. Una buena comunicación interna promueve la confianza y buenas relaciones entre los trabajadores. Esto es positivo puesto que los trabajadores que se sienten inseguros tienden a volverse recelosos de sus compañeros.
  • Conocimiento. Es aconsejable que los empleados sepan todo lo que pasa en la organización. De esta forma nadie recibirá sorpresas y estarán al tanto de los cambios positivos y negativos que suceden en su entorno inmediato.
  • Efectividad. Si hay una mejor comunicación, hay un mejor trabajo en equipo e individual. Los empleados se van a sentir integrados y mejorará su compromiso con la empresa.
  • Pertenencia. Los empleados tendrán mayor sentimiento de unidad, de pertenencia a una organización. Si las ideas de los empleados son escuchadas y valoradas, estos van a sentir que pertenecen a un conjunto, lo que mejorará su desempeño en el trabajo en busca de la consecución de una meta: el objetivo de la organización.
  • Rapidez. Si la organización funciona como un todo, es más fácil adaptarse a los cambios y ser capaces de responder con rapidez.
  • Resolución. La visión de los trabajadores se puede integrar a los procesos de comunicación. Contar con la opinión de los trabajadores proporciona más ideas y es más fácil resolver los problemas de una manera más sencilla, pues, a veces, los problemas se ven desde la primera línea, pero no desde arriba.