¿YO EL LADRILLO?

Escrito por el 30 octubre, 2018

Lo utilizan ambiguamente, generalmente con temor, para referirlo como algo negativo, y lo que es peor, les gustaría o necesitan identificarlo como negativo y perverso para justificar su inactividad. Insinúan este apelativo a determinados profesionales del sector, y digo bien “PROFESIONALES” que no, especuladores. También hay políticos profesionales y no por eso son, necesariamente, corruptos.

La verdad, es que no saben o no quieren definirlo, lo utilizan como latiguillo, porque les suena bien para echar la culpa a otros de su incapacidad de gestión, su incapacidad de consenso y de ver la realidad. Las SOCIMIS, los “Fondos Buitre” y los Bancos se van de rositas generalmente y no pasa nada.

Evitar la especulación, no sólo es un mandato constitucional, del mismo rango que, el de procurar una vivienda digna, sino una obligación moral. Deberían leer, de vez en cuando, la Constitución Española, “lo de la vivienda” viene en el art. 47, junto el mandato expreso que tienen de impedir la especulación.

En ninguna ley española ni Comunitaria ni en sus directivas se identifica, que revisar el Planeamiento General signifique “enriquecer mediante la especulación a los señores del Ladrillo”. ¿Quién son esos señores tan malos? Si especulan, ¿por qué no se les denuncia, si es que es un delito? Parece que algunos concejales, ya no les dicen a sus hijos “duérmete niño que viene el coco” les dicen “duérmete niño, qué viene el señor del ladrillo”.

Pues esto parece un exceso si es que, de verdad, lo dicen. De momento la única especulación, ¡perdón!, la única verdad, es que, cada concejal cuesta a Leganés más de
7.000 € al mes, más las prebendas que se conceden a sí mismos. Algunos, al menos, tratan de merecérselo (equipo de gobierno entre ellos) intentan gestionar la ciudad;
pero otros, y bajo la excusa: “los que gobiernan lo hacen mal”, se atrincherarán en el sueldo hasta que les llegue su momento de gloria, y mientras tanto… que pasen los meses y años…, cobrando por no hacer, sólo por estar a ver como cae su adversario.

Sería bueno que identificaran a los señores del ladrillo, que deben ser muy malos y viven al margen de la Ley, y sobre todo identifiquen los actos que cometen, por si pudieran ser contrarios a derecho o, constitutivos de delito. Mientras que los señores concejales viven en buenas viviendas, algunos en dos o más, o en algún chalet los fines de semana o verano, hay jóvenes y no tan jóvenes que demandan vivienda en Leganés, pero que tienen que emigrar porque aquí no hay o las que hay de
reventa son caras y con subidas insoportables, (fruto de la escasez).

Otros concejales, ni siquiera viven en Leganés, lo hacen en Boadilla, o en otros sitios de buen vivir, donde han encontrado mejores viviendas, y allí es su residencia. ¿Por qué iban ellos a tener interés por mejorar el parque de viviendas de Leganés? Tengo la sensación de que algunos se oponen a todo, porque no “pillan”. En Leganés no se conocen casos de pillar, por lo que si ese fuera el caso ¡qué se olviden! Otra rareza de nuestros ediles, es que incluyen en sus programas electorales la revisión del Plan
General, y eso lo han hecho en las 4 últimas citas electorales, y el Plan General sigue sin respirar.

Desde 2016 y principios del 2017, se viene advirtiendo de la posible formación de otra nueva burbuja inmobiliaria. En Madrid y Barcelona ya es una realidad para la vivienda de alquiler y si no se toman medidas, contaminará y alcanzará a la vivienda usada y de nueva creación.

Todos los días, todos los expertos coinciden y anuncian en prensa las medidas a adoptar para evitar ese daño, que tardaría en repararse, pues subidas del 30% en los precios referidos a 2007, o que el valor medio de los pisos crezca a un ritmo 10 veces superior a los salarios, debería preocupar a nuestros concejales y, contenerlo
está en sus manos, pues el urbanismo es competencia Municipal y de la Comunidad Autónoma. ¿La falta de reacción es porque otros, van a ganar dinero? ¿Están esperando a gobernar para hacerlo? Y si no tienen mayoría absoluta ¿Cómo lo harán?

El único problema; para mí una virtud, es que, si se adoptan ahora las medidas necesarias para la revisión del Plan General, se hará necesariamente con transparencia y participación ciu- dadana. Ahora bien, será muy difícil “enganchar” muy difícil “vender” el voto si hay transparencia. Éste es el mejor antídoto contra la corrupción.
Sean responsables y pónganse de acuerdo para trabajar entre ustedes y la ciudadanía, y eliminen a los espe- culadores o es que, quizás, ¿ustedes lo permiten?


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist