Consejos para mejorar el resultado final de un diseño

Escrito por el 4 diciembre, 2018

A pesar de que el diseño gráfico tiene un componente subjetivo y relacionado al gusto y percepciones del creador del mismo, tiene también una serie de normas, leyes y aspectos objetivos a tener en cuenta que se van adquiriendo con el tiempo y la experiencia, y que marcan la diferencia entre un resultado final de un diseño profesional y uno amateur.

Mediante estas normas relacionadas al diseño se pueden resolver la mayoría de problemas gráficos que se presenten, puesto que además de los conceptos que representan como tal, aúnan otras disciplinas como la psicología, la ergonomía y el comportamiento humano, por lo que al aplicarlos a un diseño, el resultado final del mismo estará vinculado a estos conceptos, haciendo que adquiera distintos matices y que tanto el creador como el cliente o espectador se involucre más con este e identifique más fácilmente lo que en un principio se ha querido transmitir con el diseño, y en muchos casos, y sobretodo si el creador deja “cabos sueltos” respecto al entendimiento del mismo, que el espectador le encuentre su propio sentido, algo de lo más bonito e interesante de cualquier proceso creativo.

A continuación se van a explicar algunos de los consejos más prolíficos a la hora de conseguir un correcto resultado:

Alineación

En un diseño compuesto de varios elementos, ya sean iguales, es decir, todo texto, o de distinta índole, como combinar texto e imágenes, estos han de trabajarse en un formato o página alineada, ya que esto da una gran sensación de orden y uniformidad, creando conexiones visuales entre todos los elementos y facilitando el entendimiento de este. Alinear elementos lejanos entre si y aparentemente inconexos produce un orden y conexión invisible entre ellos, no obstante, puede darse el caso de que se quiera provocar el efecto contrario para contrastar los elementos entre si y crear un diseño gráfico caótico, que salte a la vista de inmediato.

Equilibrio

Este es un concepto básico del diseño gráfico, que se refiere a que el diseño se pueda seguir visualmente y a nivel de entendimiento de forma clara, simétrica y automática, y cuyos elementos estén compensados, es decir, que todos sigan un orden regular y que el “peso” o importancia de un elemento este compensado con otro.  Generalmente, los diseños que siguen este esquema son “más sencillos de digerir” y agradables a la vista, aunque, al igual que en el punto anterior, puede haber diseños que requieran de una disposición de elementos más caótica.

Contraste

Para que un diseño gráfico tenga un buen resultado final, los elementos han de diferenciarse claramente sin ningún tipo de problema, a no ser que se requiera lo contrario, aunque no es lo más habitual. Por esto es conveniente que los elementos estén claramente diferenciados, evitando problemas como que no se diferencien lo suficiente del fondo o entre si. Este contraste , de forma resumida, se genera mostrando elementos totalmente opuestos, ya sea a nivel cromático, de escala, de efectos de imagen, y mil posibilidades más.

Espacios en blanco/vacíos

En diseño gráfico, las partes que dejamos vacías son igual de importantes que los elementos que lo conforman. Estos espacios vacíos en conjunto con los elementos colocados en el diseño pueden crear formas nuevas, aparentemente no tan perceptibles pero en cuanto al resultado final mucho más impactantes y llamativas, por lo que es muy aconsejable jugar con esto, aunque no sea una de las técnicas más accesibles en un principio. Además de esto, los espacios vacíos tienen la función de delimitar el diseño, como es el caso de los márgenes, así como de complementarlo.

Proximidad

El cerebro humano relaciona los distintos elementos que componen el producto gráfico en función de la proximidad o lejanía de los mismos. Por esto, el diseñador debe jugar con la proximidad de los elementos que quiere que se identifiquen como parte del mismo, y distanciarlos si lo que se quiere es diferenciarlos. Evidentemente, hay muchas otras formas de lograr este contraste para una correcta unificación o diferenciación de elementos, pero el espaciado es el que tiene más fuerza a priori.

Jerarquía

Este concepto está relacionado con todos los anteriores, puesto que en mayor o menor medida se pueden utilizar para establecer una jerarquía. Esta es fundamental para establecer que elementos son más relevantes y requieren de mayor atención, así como el orden a seguir en el diseño. En definitiva, la jerarquía es fundamental en cualquier diseño que tenga múltiples elementos.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist